21st - 31st January 2019       #gibchess

 

Nakamura es el único líder

by Leontxo Garcia

 

 

Sólo el estadounidense tiene cuatro puntos a pesar de que hay 276 participantes

SERVICIO DE PRENSA. Gibraltar

Si todos los torneos de élite se jugasen en Gibraltar, Hikaru Nakamura sería quizá el número uno del mundo, y no el ocho como ahora. El estadounidense, ganador de las tres últimas ediciones del abierto Tradewise, es el único de los 276 participantes con cuatro puntos tras la cuarta ronda, tras batir en una bella e instructiva partida al sueco Nils Grandelius.

Sobre el gran talento de Nakamura no hay duda alguna. Son otras las facetas de su vida profesional que invitan a debatir sobre por qué no ha logrado consolidarse entre los cinco mejores del mundo ni se ha clasificado para el inminente Torneo de Candidatos de Berlín, en marzo. Por ejemplo, la enorme cantidad de tiempo que invirtió hace años en jugar partidas de un minuto en Internet, o más tarde en jugar al póquer profesional. Por alguna razón, Gibraltar inspira su mejor versión, y ya ha triunfado aquí cuatro veces.

La 4ª ronda también produjo sorpresas, aunque no tantas ni tan grandes como las tres primeras. Levón Aronián se dejó otro medio punto, ante el ruso Serguéi Grigoriants. Los argentinos Fernando Peralta y Alan Pichot arrancaron empates de gran mérito ante el vietnamita Quang Liem Le y el inglés Michael Adams, respectivamente. David Antón, en gran héroe de Gibraltar 2017, encajó su segunda derrota, frente al indio Raghuram Prasanna. Otro español, Lance Henderson, de 14 años, venció al alemán Niclas Huschenbeth, y la veterana sueca Pía Cramling, de 54 años, volvió a asombrar con una victoria sobre el húngaro Tamas Banusz.

A pesar del gran arranque de Nakamura, es demasiado pronto para los pronósticos, dada la gran cantidad de jugadores capaces de impedir su quinto triunfo en El Peñón. Para empezar hay otras dos grandes estrellas que, en teoría, son más fuertes que él, Aronián y Vachier Lagrave. Pero a ellos haya que añadir otro numeroso grupo de rivales muy peligrosos. Por ejemplo, el polaco Jan Duda, que se enfrenta a Nakamura en la primera mesa de la quinta ronda.